El Periódico de Aragón: Japón en casa

Precioso artículo de José Miguel Martínez Urtasun en el Periódico de Aragón el 8 de abril de 2021.

0 comentarios

Instrucciones para tomar el ramen

 

El ramen que preparamos se presenta en una botella de plástico que contiene el caldo y una bandeja de 3 compartimentos que contiene los fideos y acompañamientos. 

 

El ramen de la foto es Shoyu ramen y contiene:

1.  Base de caldo dasdi (caldo de bonito) con soja

2. Fideos de trigo

3. Chasu (panceta de cerdo)

4. Ajitsuke tamaño (huevo cocido y marinado)

5. Espinacas

6. Menma (brotes de bambú)

7. Cebolleta china

ramen
Montaje final del plato de ramen

Las instrucciones para su degustación son las siguientes:

1.  Calentar el caldo hasta que hierva. Entonces apagarlo.

2. Echar los fideos en el caldo y remover con un tenedor o palillos para que se separen.

3. Verter sobre un cuenco el caldo y los fideos y colocar encima el resto de componentes. Se calentarán con el propio calor del caldo. 

0 comentarios

Sake Kid Junmai Daiginjo y vaso para desgustación

Hoy te presentamos uno de nuestros sakes preferidos.

• 𝗞𝗶𝗱 𝗷𝘂𝗻𝗺𝗮𝗶 𝗱𝗮𝗶𝗴𝗶𝗻𝗷𝗼 •

Dentro de la clasificación de sake premium, pertenece a la categoría más alta Junmai Daiginjo, elaborado con un arroz que se ha pulido al 50%, para eliminar la parte no deseada del grano de arroz. 

🍶

Al verterlo en el vaso, te envuelve una ola de aromas: cerezas, mango, peras, flores blancas. Es afrutado y sedoso en boca, muy suave y elegante. Muy rico en sabor que recuerda a manzana, melón, miel pero con un final limpio y equilibrado.

🍶

Es una elección perfecta para tomar por primera vez, en alguna celebración o entre amigos. Se puede tomar como aperitivo o postre y también combina bien con comida ligera como sushi, sashimi o pescados blancos.

Se aconseja tomar frío y se puede servir en taza de bambú, de cerámica o vaso de sake. 

Para degustar el sake te proponemos:

• 𝗔𝗷𝗶𝘄𝗮𝗶 𝘃𝗮𝘀𝗼 𝗷𝗮𝗽𝗼𝗻é𝘀 𝗽𝗮𝗿𝗮 𝗱𝗲𝗴𝘂𝘀𝘁𝗮𝗰𝗶ó𝗻 𝗱𝗲 𝘀𝗮𝗸𝗲 •

Su forma especial, permite que el sake se mueva desde la punta de la lengua hasta la boca, apreciando así mejor su dulzura.

En su base lleva un patrón de círculos concéntricos azules y blancos, que se conoce como janomeno (ojos de serpiente en japonés) y sirve para evaluar mejor la calidad y color del sake.

Seguro que motivos nos sobran para degustar este maravilloso sake

0 comentarios

Taiyaki

Así se llama este dulce japonés con forma de pez. 

Su traducción literal es besugo (tai) asado o a la plancha (yaki). Si has viajado a Japón, casi seguro que lo has probado. Si no, aquí te contamos un poco más de él, para que te quedes con las ganas de probarlo.

 

Su masa puede recordar a la del gofre pero un poco más abizcochada. A veces es más gordito, otras, más fino y crujiente.

Puede tener diferentes rellenos, siendo el más habitual es el de anko, pasta de judía dulce. También los hay de crema, chocolate, queso, batata japonesa y más.

Se prepara con una plancha de hierro con la forma del pez. Aunque también existen planchas más grandes para preparar varios a la vez.

 

 

Establecimiento de Asakusa donde se preparan Taiyakis.
Establecimiento de Asakusa donde se preparan Taiyakis.

 

En nuestro último viaje a Tokio, nos trazamos una ruta para probar diferentes Taiyaki y comparar su textura, relleno y dulzor. 

Visitamos una tienda en el barrio de Asakusa, donde su dueño prepara los Taiyaki uno a uno, con sólo dos ingredientes (más el relleno) y con una plancha individual. La tienda se llama Taiyaki Sharaku.

Lleva trabajando así 15 años. En un programa de televisión le hacían una entrevista donde confesaba que ahora tiene 70 años y, aunque espera poder seguir trabajando 5 o 6 años más, busca sucesor.

 

 

 

Con toda la información de las degustaciones, concluimos cuál era nuestro favorito para poder reproducirlo aquí.

Y a ti, ¿con qué relleno te gustaría probarlo? 

 

0 comentarios

Costumbres en torno a la comida japonesa

 

El año pasado estuve conviviendo con Mitsy san, una señora japonesa, profesora de inglés jubilada, con la que aprendí algunas costumbres diarias de la vida japonesa; muchas me gustaron y alguna otra no tanto, pero todas ellas sirven para aprender o apreciar las diferencias culturales. Ella vivía en la costa oeste de Japón, en la ciudad de Niigata, aunque me confesaba que no le gustaba mucho el carácter de las personas de allí; que prefería Nara o Nagano, donde tenía otra casa. Así que me alegré cuando me dijo que se había mudado a Nara unos meses después de que me marchara. Me la imagino feliz allí.

 

 

Mitsy san en la entrada del santuario de Hakusan, en Niigata (Japón).
Mitsy san en la entrada del santuario de Hakusan, en Niigata (Japón).

 Mitsy san tiene mucho mundo. Había viajado por Europa y Asia, y es una apasionada de la cultura inglesa. Le gusta probar platos nuevos y daba gusto cocinar para ella porque disfrutaba con todo. Así que le preparé unas cuantas tortillas de patata, salmorejo, gazpacho, crema de calabaza y, para mi sorpresa, sopas de ajo en el mes de julio. No sé cuántas se llegó a tomar porque le gustaban muchísimo. Yo no la había cocinado nunca, pero así aprendí.

 

Un día que hice una tortilla de patata, Mitsy san me preguntó si podía darle un trozo a su vecina para que la probara. Le contesté que por supuesto.  Así que pusimos dos porciones en un plato y se las dimos. Al momento de entregárselas, Mitsy san comentó que no debería habérselas puesto en un plato.

 

 

Al día siguiente, su vecina le devolvió el plato limpio con unos dulces. Y comprendí que Mitsy san no había querido ponerlas en un plato para que su vecina no se viera en el compromiso de devolvérselo con algo. Sin embargo, me pareció un detalle bonito a modo de agradecimiento.

 

 

A por las ofertas del super

Otra situación que me parecía muy graciosa, era cuando íbamos a comprar sushi a última hora de la tarde. A partir de las 19.30h, todos los productos con pescado fresco los rebajaban con un 10%, 20%,30% y hasta 50%. Llegábamos un poco antes y había gente merodeando por allí, esperando a que los dependientes pusiesen la etiqueta del descuento. En cuanto eso ocurría, todos nos apresurábamos a coger la mejor oferta. Qué rico el atún, el salmón, y más rico aún si cuesta más barato. Y cuántas veces hemos comentado que podrían hacer lo mismo en España más a menudo. Me consta que en algunos supermercados sí que rebajan alguna comida preparada, pero no es lo habitual. Sin embargo nosotros en Japón, muchas veces hemos aprovechado estas ofertas para cenar sano y más barato, ya que es práctica habitual en supermercados y puestos de comida preparada.

 

Cada comida en su cuenco. Vajillería japonesa

Otra costumbre que me traía de cabeza era qué cuenco o plato había que utilizar para cada alimento.  Seguramente el problema fuera solo mío por no, pero no lograba memorizar qué plato utilizar en cada ocasión, y Mitsy se reía al verme frente a la vitrina llena de vajilla, dudando entre cuál elegir.

 

Está el cuenco para la sopa de miso, el cuenco para el arroz, el donburi o cuenco para el arroz acompañado de pescado, carne o vegetales, el de la soja, el del hiyashi ramen (ramen frío), el del sashimi, el de la tempura! Para mí todos resultaban adecuados.

 

Y sin duda, lo que más me gustaba era el ritual de poner nuestra bandeja en la mesa e ir colocando todos los platitos nuestras opíparas cenas acompañadas de té de jazmín o té matcha frío.

Qué buenos momentos compartí con Mitsy san y cuánto se aprende en el día a día conviviendo con persona de culturas diferentes.

 

0 comentarios